Requisitos para pedir préstamos personales: cuál es la mejor opción

Préstamo personal

Son muchas las entidades financieras que ofrecen préstamos personales a sus clientes, pero las condiciones varían en función de los intereses y objetivos de cada una de ellas. En todos los casos, si cumples con los requisitos y tienes la oportunidad, es recomendable que acudas a una banca ética, ya que ellos serán los que mejor entiendan tus necesidades y te brinden las oportunidades necesarias para conseguir tu préstamo personal.

Cuáles son los requisitos tradicionales para pedir un préstamo personal

Existen ciertos requisitos para pedir un préstamo personal a través de la banca tradicional. Dependiendo del tipo de solicitud y el importe variarán las condiciones, pero en cualquiera de ellas tendrás que ser mayor de edad y presentar un documento de identidad en vigor, demostrar tu solvencia y exponer la cantidad que necesitas y el motivo que te ha llevado a solicitar ese préstamo.

Debes saber que, para los préstamos personales, las entidades financieras no suelen pedir un aval para garantizar el pago de la deuda, por lo que serás tú mismo el que responda con sus bienes en caso de que no se cumplan los plazos establecidos en el contrato. Para demostrar tu solvencia, tendrás que entregarle al banco tus últimas nóminas (o bien tu declaración de IVA en caso de que seas autónomo).

También tendrás que presentar tu declaración de la renta, y es posible que te soliciten una copia del contrato de trabajo. Además, muchas entidades tienen como requisito que no formes parte de una lista de morosos (como ASNEF), y que no tengas, actualmente, ninguna deuda por impago. Otro requisito habitual es que algunas entidades solo conceden préstamos a sus propios clientes, obligándote a contratar algún otro servicio con ellos si quieres recibirlo (seguros, planes de pensiones, domiciliación de nómina, entre otros).

Cuál es la mejor opción para pedir un préstamo personal

Son muchas las entidades financieras que conceden préstamos a sus clientes, pero si nos tenemos que quedar con una sería, sin duda alguna, con la banca ética. Este tipo de organizaciones tienen una filosofía basada en la sostenibilidad, la cooperación y el desarrollo, y siempre tratan de apoyar y cubrir las necesidades de las empresas y personas locales.

La banca ética está conformada por pequeños inversores, y sigue un modelo de dirección en el que las decisiones se toman de manera democrática entre todos los socios. Además, suelen ser organizaciones donde uno de sus objetivos principales consiste en ofrecer crédito y apoyo financiero a personas para cubrir sus necesidades, siempre y cuando estas contribuyan y formen parte de la economía real.

Por estos motivos, la banca ética debería ser una de las primeras opciones si te preguntas dónde pedir un préstamo. Eso sí, debes saber que este tipo de entidades tienden a apostar por personas que formen parte de la misma comunidad (colaboradores o entidades socias), o bien a clientes cuya actividad tenga como resultado un impacto positivo en el medio ambiente y en el desarrollo de la sociedad. Si formas parte de este grupo, seguramente puedas llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes, ya que la banca ética termina concediendo la gran mayoría de préstamos que le solicitan.

La banca ética se ha convertido en un modelo alternativo que puede llegar a sustituir a la tradicional. Solicitar a través de ella un préstamo personal se ha convertido en una de las mejores opciones, gracias a todas las ventajas y beneficios (tanto económicos como sociales y medioambientales) que ello supone.

Share This