No cabe duda que uno de los campos en los que la economía social ha alcanzado un mayor éxito es el que hace referencia al sector financiero. En lo que en tiempos pretéritos parecía imposible, como era plantear una opción válida ante los grandes bancos que dominaban el mercado, hoy en día es ya una realidad. Así, cooperativas como Coop 57 o entidades como Fiare Banca Ética, Triodos Bank y Oikocredit han demostrado que con su penetración en el mercado poco a poco irán haciendo frente a la banca tradicional.

Además, tampoco se tiene que olvidar el coste que le ha supuesto a la sociedad española el rescate de estas sociedades privadas que han necesitado más de sesenta mil millones de euros, de los que en la actualidad ya han perdido más de cuarenta mil millones. Si se comparan estas cifras con la banca ética, comprobarás que para estas entidades no ha sido necesario ni un euro de dinero público para ayudarlas, ni desde luego que esa es su filosofía.

Sirva de ejemplo Coop 57, que tiene su origen a una caja de resistencia que se fundó en el ambiente de la lucha de los derechos laborales de Editorial Bruguera. La misma, en la actualidad posee un bajo porcentaje de créditos que no se han pagado, rondando tan solo el 2%. Sin embargo, el promedio de la banca convencional está cinco veces por encima. Éste es sólo un indicador de lo poco sostenibles que son las entidades financieras tradicionales; y es más, este argumento es compartido por sus propios técnicos que saben que sólo es sostenible alcanzando un índice de morosidad como máximo del 6%. Por todos es conocido que la banca tradicional se sostiene gracias al apoyo incondicional del Banco Central Europeo.

Éstos son sólo algunos argumentos por los que cada vez se debería apoyar más a las entidades que se dedican a las finanzas éticas.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Nombre Email

Te hemos añadido a nuestro boletin!

Share This