10 razones por las que debes elegir la banca ética

La gran mayoría de ciudadanos sigue utilizando la banca tradicional, ya que muchos de ellos no son conscientes de los beneficios y el compromiso social que tendrían en caso de pasar sus servicios a la banca ética. Este tipo de banca posee una larga lista de motivos para convencer a cualquier persona responsable con la sociedad y el medioambiente de que es la mejor elección.

10 razones por las que elegir la banca ética

Servicios comprometidos con la sociedad y el medioambiente

Si te preguntas qué banco elegir, la banca ética significa, principalmente, comprometerse con el medioambiente y con la propia sociedad, ya que todas las actividades que realizan estas entidades contribuyen para generar nuevas oportunidades de empleo, luchar contra el cambio climático y proteger un mercado justo.

Relación entidad-cliente justa

La banca ética se caracteriza por gestionar las relaciones con sus clientes (precios, comisiones, tarifas) de manera justa y transparente, garantizando acuerdos razonables y que beneficien a ambas partes. En este sentido, cabe destacar la transparencia de este tipo de entidades a la hora de comunicar e informar sus condiciones en cada operación.

Equilibrio entre intereses

En consonancia con la razón anterior, una de las principales misiones de la banca ética se basa en conseguir que los intereses de la entidad y sus clientes vayan en consonancia y estén completamente equilibrados, enfocando sus actividades hacia ahorradores, emprendedores y negocios sostenibles y responsables.

Preocupación por sus clientes

No cualquier persona puede llegar a ser cliente de la banca ética, pero si tienes la posibilidad debes saber que este tipo de entidades están muy involucradas con las expectativas y objetivos de sus clientes, esforzándose al máximo para satisfacer sus necesidades.

Resultados a largo plazo

El compromiso de la banca ética es a largo plazo, ofreciendo un modelo de negocio excesivamente prudente a la hora de gestionar el dinero, sin dejar de ofrecer garantías y servicios iguales a los de la banca tradicional.

Impulso a la economía real

En la banca tradicional, la mayor parte del dinero con el que operan los clientes va destinado a causas que no se comprometen con la sociedad y el medioambiente. En cambio, gracias al modelo de la banca ética, la financiación se dedica exclusivamente a proyectos que impulsen la economía real.

Tu consumo financiero se convierte en responsable

En los últimos años, los ciudadanos se han dado cuenta de la importancia que tienen las acciones de los bancos en la sociedad y el entorno. Por este motivo, escoger la banca ética supone apostar por un modelo que cuida el medio y a las personas que forman parte del mismo.

Incluyen propuestas novedosas en el sector bancario

La banca ética ha innovado en ciertos aspectos de la banca, introduciendo nuevos conceptos que luchan por la equidad y el bienestar social, como la limitación de las diferencias salariales entre trabajadores o el hecho de eliminar los bonus económicos hacia los directivos del propio banco.

Es el mejor momento para hacerlo

Pese a que el concepto de una banca solidaria nació hace varias décadas, es cierto que nos encontramos en un momento donde la responsabilidad social y medioambiental sufre un notable crecimiento, por lo que es el mejor momento para apostar por este tipo de entidades.

La banca ética representa tus valores

Si te has interesado por los servicios de la banca ética, es probable que seas una persona preocupada e involucrada en el cuidado del planeta, la sociedad y su situación. Por ese motivo, elegir banco ético significa confiar tu dinero a personas que comparten tus valores y los promueven en el mundo financiero.

 

Pese a que todavía no es una práctica tan extendida alrededor del mundo, la banca ética está ganando protagonismo gracias a sus prácticas transparentes, éticas, comprometidas con la sociedad y con vistas de futuro.

Share This