La entidad de Banca Ética OikoCredit, ha desarrollado un programa de Capacitación de la Reducción y Gestión del Riesgo de Desastres (DRRM son sus siglas en inglés), que trata de implementar una política medioambiental que incluye principios como la mejoría de los niveles de preparación ante posibles desastres de organizaciones que apoya OikoCredit para combatir situaciones ambientales que se puedan producir como consecuencia del cambio climático.

No hay que olvidar que tras los tristes acontecimientos ocasionadas por el Tifón Haiyan en Filipinas a principios del año 2014, desde la entidad se seleccionó a esta nación para poner en práctica un proyecto de capacitación que en aquellos momentos estaba considerado como piloto. Y es que es de destacar que Filipinas es el cuarto país de toda la geografía del planeta más propenso a sufrir catástrofes naturales, y según datos que constan en la Oficina de la ONU para la Reducción del Riego de Desastres, fueron afectadas unos 130 millones de personas víctimas de los desastres comprendidos entre 1995-2015; entre los que destacan: erupciones volcánicas, terremotos, tsunamis, inundaciones, tifones o deslizamientos de tierra.

Desde el Tifón han pasado casi tres años para la implantación del programa, y desde OikoCredit se ha conseguido extenderlo ya a Camboya, Indonesia y Vietnam; con el firme propósito de ponerlo en marcha también en Ecuador tras los sucesos acaecidos.

Hace pocas semanas que inversionistas de esta Banca Ética realizaron una visita a las organizaciones que trabajan con el programa de capacitación para la Reducción y Gestión del Riesgo de Desastres, con el fin de realizar un seguimiento a toda la gestión que se viene realizando, y así comprobar de primera mano cómo las entidades socias de micro-finanzas a las que se les dota económicamente, consiguen interesantes beneficios para la comunidad que ha mejorado poco a poco la calidad de vida de sus habitantes.

Share This