Panama papers

Panama papers

La clave del éxito en una sociedad moderna y civilizada, es en mi opinión una cuestión de respeto y confianza. Debemos respetar las reglas del juego y confiar que todo el mundo lo haga. De nada vale que un individuo no se rija por estos principios básicos si quiere que la sociedad de la que forma parte sea fructífera y eficiente.
Como sabemos y comprobamos cada día que abrimos los periódicos, existen claros y evidentes síntomas de falta de respeto que generan desconfianza, por lo que muchas veces, crece en nosotros la indignación.
Lo de los denominados “papeles de Panamá” es un claro ejemplo de esto. Existen fórmulas legales que permiten eludir las normas del juego, usando otras normas del juego creadas expresamente para ello, y si los que han creado, permitido, y usado estas otras normas de juego, son a la vez los responsables de generar confianza, sus afines, sus aliados o sus amigos.
Políticos, empresarios, banqueros, deportistas de elite, grandes fortunas, traficantes y terroristas, encuentran en estos paraísos, fórmulas para esconder su patrimonio, camuflar sus actividades, evadir impuestos, blanquear dinero. En el fondo, defraudar a la sociedad. Esto es Faltar el Respeto y Generar Desconfianza.
Que se hayan filtrado dichos documentos, además ha generado un sinfín de debates, para mi sumamente estériles, improductivos y que buscan sobretodo potenciar el morbo de las personas, en lugar de evidenciar las debilidades de un sistema. Carece de importancia que sean miles de personas implicadas, carece de importancia que sean billones de euros, carece de importancia que sean tal o cual persona. Tampoco me importa si estas personas lo han hecho solo una vez, si tenían la empresa y no la han usado, si no sabían nada de su cuñado, etc. Me interesa saber qué mecanismos vamos a adoptar para finalizar de una vez por todas con estos paraísos fiscales, que generan desigualdad social, injusticia fiscal, fraude, corrupción, mercado sumergido, y en definitiva impiden que la sociedad prospere por falta de respeto y desconfianza.

¿Cómo conseguir micréditos con ASNEF?

¿Cómo conseguir micréditos con ASNEF?

ASNEF es la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito y gestiona una base de datos en la que se incluyen aquellas personas y empresas que hayan incurrido en el impago de algún crédito o deuda. En definitiva, se trata de una lista de morosidad. Si figuras en dicha lista quiere decir que te has quedado fuera del circuito crediticio tradicional, porque prácticamente ninguna entidad financiera concede préstamos a quienes están en ella.

¿Cómo acaba uno en esta lista? Hace unos años figurar en la base de datos de ASNEF podía deberse al impago de una pequeña deuda o alguna factura (muchas veces por error de la empresa que la emitiese). Sin embargo, hoy el día y tras los estragos causados por la crisis económica, cualquiera que se haya visto en una situación financiera complicada y haya dejado de pagar algo, es susceptible de formar parte de esta lista de morosidad.

Probablemente te estarás preguntando qué puedes hacer para que tu nombre deje de aparecer en este listado. La respuesta es simple, si tienes una deuda, págala y se te retirará de este registro. Sin embargo, el proceso es lento y tus datos no se borrarán de la lista de manera inmediata. En el pasado, haber figurado en esta base de datos, dejaba un rastro y se podía saber si habías estado en ella; por suerte en la actualidad ya no funciona así, de manera que cuando consigas salir de la misma, nadie tiene por qué saber que alguna vez tu nombre estuvo en la lista.

Por otra parte, se puede dar la situación de que figures en la base de datos de ASNEF, te hayas quedado fuera del circuito crediticio y tengas la necesidad de hacer frente a un gasto imprevisto. En este caso, entidades financieras como Cashper.es pueden proporcionarte minicréditos con ASNEF, es decir, aunque estés en esta lista, dicha empresa te concederá un préstamo. Sin embargo, creemos conveniente advertirte de que no es recomendable que solicites uno de estos microcréditos si sabes que no dispones de la solvencia necesaria para poder devolverlo. Ten en cuenta que este modelo de créditos impone unos intereses muy altos para sus clientes, por lo que a la hora de hacer cálculos para comprobar si podrás devolverlos deberás incluir estos intereses.

Si por el contrario, a pesar de figurar en la lista de ASNEF, compruebas que tienes la capacidad económica suficiente como para hacer frente a la devolución del microcrédito y decides pedírselo a Cashper.es, te contamos qué puedes hacer para conseguir un minicrédito con ASNEF:

  • Selecciona el importe que necesites y el plazo en el que quieres devolver el préstamo. Esto lo puedes hacer a través de la calculadora de la página web de la empresa. Dicha calculadora te proporcionará la cifra final que deberás devolver. Sin cargos adicionales.
  • A continuación debes preparar la documentación necesaria y enviarla a la entidad financiera. No te preocupes, no es necesaria una gran cantidad de papeleo para llevar a cabo esta gestión, sólo se trata de tu DNI, un justificante de ingresos (nómina, pensión o prestación por desempleo) y tus datos bancarios.
  • Una vez realizado todo esto, sólo queda esperar la llamada de uno de los agentes del servicio de atención al cliente de Cashper.es para validar la solicitud y comprobar la autenticidad de tus datos para que la empresa pueda asegurarse de que nadie trata de pedir un microcrédito en tu nombre.

 

Esta es la manera de obtener un minicrédito con ASNEF. Esperamos que esta información te haya resultado útil e interesante y que, si te decantas por la solicitud de un crédito, lo hagas con responsabilidad. Cashper.es podrá proporcionarte un préstamo de hasta 600 euros, si lo necesitas, por lo que es ideal para pagar imprevistos (como la reparación de tu vehículo, por ejemplo).

 

Comunidad de intercambio Alt Congost

Comunidad de intercambio Alt Congost

Interesante iniciativa de parte de ECO Alt Congost, comunidad de intercambio de bienes y servicios que utiliza una moneda local, el ECO,  complementaria al Euro.

¿Cómo funciona?

Con la idea de potenciar el comercio local, el intercambio vecinal, consumo sostenible entre los vecinos de Alt Congost, los miembros de la red ECO Alt Congost pueden publican ofertas y demandas de servicios, productos o tareas comunitarias a través de la web. Para pagar  los servicios o los productos, se utiliza una unidad de cuenta y pago llamada ECO. Todos los miembros disponen de una cuenta corriente y una línea de crédito ECO sin intereses con lo que operar. Para realizar transacciones también se puede utilizar una aplicación móvil o un talón. La XELAC coordina y vela por el buen funcionamiento del sistema.

El ECO no es una moneda corriente, es una moneda electrónica, para poder realizar transacciones se usa una Cuenta corriente online, en la misma web. Para facilitar el uso de la moneda se ha habilitado la posibilidad de pago por cheque, teléfono o puntos autorizados. Equivalencia del ECO, 1 ECO = 1 Eruo, la hora de trabajo es igual a 10 ECOS.

Como se ganan los ECOS?

Para participar no es necesario cambiar Euros por ECOS. El primer paso es ofrecer algún producto o servicio a los demás miembros de la red de intercambio o participar en una tarea comunitaria. Se empieza con un saldo de 0 ECOS y obtiene crédito cuando se realiza una venta o un servicio y débito cuando se consume algún recurso de la red. Tener saldo negativo significa que hay que volver a la comunidad productos o servicios equivalentes al valor a deber.

Muchos negocios de la zona se han inscrito y ofrecen promociones importantes al pagar ECOS.

Xarxa eco alt congost

 

¿Somos Éticos?

¿Somos Éticos?

Esta crisis financiera que azota el primer mundo, ha provocado que se tambalee uno de los principales ingredientes de lo que denominamos el sistema capitalista, la seguridad en el dinero. Esta falta de seguridad en el dinero, nos azota el temor de no tener satisfechas ni siquiera nuestras necesidades básicas, lo que según la teoría de Maslow “la jerarquía de las necesidades humanas”, puede suponer un tremendo desasosiego para el individuo. Afectando directamente a las necesidades individuales para alcanzar el primer nivel, y a las colectivas en el segundo nivel de esta pirámide.
Lo más sencillo es culpar a los demás, y asimismo, esperar que otros nos aporten solución a todos nuestros problemas. Pero hay que hacer un poco de auto-reflexión, y descubrir que porción de responsabilidad tenemos en esta crisis, que no es poca.
El que piense que el dinero es vil, se equivoca, el dinero apareció en nuestra sociedad, de la mano de los templos, el dinero es en su origen, algo sagrado, proveía la capacidad de intercambiar, entre colectivos, lo que en un inicio, era intercambio entre particulares.
El desarrollo social, el paso de la vida nómada, a la vida sedentaria, la diversidad de territorios y climas, la especialización de la producción, favoreció la aparición de excedentes de consumo, así pues el colectivo ganadero, podía alimentarse de la carne y los derivados de su ganado, cubrirse con sus pieles, y hasta cierto punto, intercambiar estos derivados de su actividad con los colectivos agrícolas, o incluso los cazadores recolectores. El sistema de trueque era altamente ineficiente, puesto que un ganadero que necesitara herramientas, tal vez no encontrara un herrero con necesidad de pieles, carne o leche, pero en cambio si necesitara trigo para hacer pan.
La aparición del dinero, favoreció este intercambio entre diversos colectivos. Pero suscitó un problema de seguridad, por lo que en los grandes mercados de intercambió, se crearon las figuras de los bancos, que permitían a los comerciantes, poder disponer de dinero en los puertos y en los mercados sin necesidad de cargar con ellos. Podían disponer de títulos reconocidos por los banqueros, donde se reconocían las cantidades depositadas. La gestión de estos depósitos de dinero, provocó un nuevo tipo de excedente, el del dinero.
Los bancos, entonces, empezaron a comerciar con este dinero, ofreciendo préstamos a los particulares, con los depósitos de otros particulares, cobrando una comisión o interés por ello.
El interés, es lo que favoreció el desarrollo de grandes infraestructuras para los gobernantes o empresas, dado que emitiendo deuda, los particulares acaudalados, financiaban guerras, infraestructuras, etc.
Mayores eran los intereses que pedían los prestatarios, mayores eran los intereses que se exigían a los deudores, lo que provocó que en muchos estados, se declararan leyes contra la usura.
La globalización, las guerras, la explotación infantil, el malbaratamiento de los recursos en los países emergentes, la especulación con productos, bienes y servicios de primera necesidad. Ha favorecido que los bancos entren en negocios de alta rentabilidad, ofreciendo a sus clientes, muy buenos intereses por sus depósitos.
Por lo que se da la paradoja, que nos manifestemos contra las guerras, nos alarmemos con el hambre en el tercer mundo, critiquemos los gobiernos dictatoriales en los países en vías de desarrollo, pero en cambio, seamos a la vez, los patrocinadores de esta situación. De forma absolutamente activa. Quien no tiene una batería de cocina adquirida en un depósito, un despertador obtenido gracias a los puntos de las tarjetas de crédito, o un plan de pensiones.
Nunca nos hemos preguntado, ni hemos preguntado a nuestro director de oficina, que hacen con nuestro dinero, la pregunta es, ¿cuánto me vas a dar?
Por lo que si no hacemos un cambio de chip en este sentido, las entidades bancarias, no se verán con la obligación de decirnos, que un 30% es de productos de primera necesidad, un 20% con activos inmobiliarios, un 20% con deuda soberana, un 15% en valores tecnológicos, y un 15% en divisas. Esto pasado por la traductora, quiere decir, que estamos colaborando con nuestro dinero en un 30% con el hambre en el mundo, con un 35% en la especulación con la deuda de países como Irlanda, España, Grecia, Italia o Portugal, con un 15% en guerras, y con un 20% en fomentar la diferencia entre ricos y pobres en los países emergentes.
La elección es muy sencilla, nuestro excedente económico, es nuestra mayor contribución al bienestar o no del mundo, una gestión ética de este recurso, es exigir además de un rendimiento para nosotros, un respeto a la humanidad.

La tasa Tobin

La tasa Tobin

La fecha de lanzamiento de la idea de imponer un impuesto sobre las transacciones financieras con objetivo de estabilizar los tipos de cambio fue en 1972. Propuesta por el economista James Tobin. Esta propuesta no fue producto del azar. Un tiempo antes, Richard Nixon había dado orden de cesar la compraventa del oro por parte de la secretaría del Tesoro aboliendo así la convertibilidad del dólar en oro. Fue el fin al sistema de Bretton Woods.

Una excesiva liquidez es el origen de la especulación. Entendemos por especulación la esperanza de obtención de beneficio por medio de la compra de títulos, acciones o bienes a un precio vigente para su posterior reventa a un precio más alto. Sólo cuenta la evolución esperada del precio. Al especulador no le interesa el valor intrínseco de la acción o la capacidad de una empresa a rendir beneficios. Trata únicamente de intuir como evolucionaran al día siguiente los precios.

Partiendo de la base que la especulación está abierta a todo el mundo ya sea nacional o extranjero tanto para bancos, fondos de inversión, fondos de pensiones, compañías de seguro, multinacionales y demás; así como que la creciente globalización y las nuevas tecnologías de la comunicación e información (TIC) son los medios a través de los cuáles se especula, se entenderá, que el control o la imposición de un impuesto sobre estas transacciones es complicado. “Gracias a la rapidez de estas comunicaciones, los precios se alinean instantáneamente en el mundo entero, lo que permite tomar decisiones a corto o a largo a voluntad del participante. Por lo que serán necesarias medidas enérgicas para colocar una cuña entre los tipos de interés a corto plazo en los diferentes mercados nacionales” cita Tobin.

Como objetivos de la tasa Tobin se perfilan dos líneas de actuación: la fragmentación clara tasa-tobinde autonomías y gobiernos lo que les permitirá una política clara adaptada a sus instituciones monetarias y sus objetivos específicos; una segunda línea es la reducción de la volatilidad excesiva de los tipos de cambio.

El impuesto reduciría la volatilidad de los tipos de interés ya que reduciría las ansias de los especuladores que buscan beneficios a corto favoreciendo a aquellos que hacen previsiones a largo.

La problemática de aplicación de este impuesto, está principalmente en la cantidad económica de ingresos fiscales que generaría este impuesto. ¿Cómo se recaudaría? ¿Cómo se repartiría? ¿Qué nivel de tasa impositiva, habría que establecer?